Intensidad en la cancha

3_8

No fueron los más exquisitos ni los más talentosos. Pero en un equipo protagonista siempre es bienvenido uno como ellos. De los que meten la pierna, de los que suplen sus carencias técnicas con garra y corazón, de los que incluso llegan a intimidar al rival por su presencia física. Han sido ganadores por naturaleza y eso se vio reflejado en los éxitos individuales y colectivos que cosecharon a lo largo de su INTENSA carrera.

10 Paolo Montero. El defensor central uruguayo jugó nueve años con la Juventus de Turín, ganó cuatro ligas y participó en tres finales de Champions League, además de jugar en la Copa del Mundo 2002 con la selección charrúa, pero posee un record más difícil de superar en otra categoría, la de las tarjetas rojas. No hay jugador en la historia de la Serie A con más expulsiones que las 16 que acumuló Montero en su carrera. 

9 Thomas Gravesen. Solamente con verlo infunde temor. El contención danés fue uno de los referentes de su selección en el Mundial de 2002, torneo al que llegó en su mejor momento como jugador del Everton de Inglaterra. Después, en 2005, Arrigo Sacchi y Vanderlei Luxemburgo lo llevaron al Real Madrid, donde estuvo una temporada repartiendo leña antes de fichar por el Celtic.

8 Carles Puyol. El central catalán se caracterizó durante toda su carrera por no dar un solo balón por perdido. También se daba tiempo de subir alegremente al ataque y conseguir goles importantes por la vía aérea. Fueron pocos en su trayectoria con el Barcelona, pero muy valiosos. El más recordado lo hizo con la selección española y se lo marcó a Alemania en la semifinal de la Copa del Mundo 2010 mediante un salto descomunal.

7 Mauricio Serna. El volante colombiano fue parte medular de la mejor época en la historia de Boca Juniors, en la que ganó dos Copas Libertadores y una Intercontinental, venciendo al Real Madrid galáctico. El Chicho, imponente medio de contención, participó en las Copas del Mundo de 1994 y 1998 y en la parte final de su carrera tuvo una breve estadía en el fútbol mexicano con el Puebla.

6 Vinnie Jones. Es considerado como uno de los futbolistas más rudos de la historia. La intensidad con la que jugaba a veces era sobrepasada por la violencia y eso le costó 12 expulsiones en la Premier League, solo una detrás del jugador que aparecerá en el número dos de este Top Ten. Tras defender, a sangre y fuego literalmente, las camisetas del Wimbledon y Chelsea, entre otras, Jones inició después una carrera actoral.

5 Nigel De Jong. El Suavecito De Jong rompe con el esquema del fútbol alegre que suele practicar la Naranja Mecánica. Él apuesta más por la fuerza y la intensidad, aunque también sabe tocar la pelota, sobre todo en el juego corto. La patada de karateka que le dio en el pecho a Xabi Alonso en la final de Sudáfrica 2010 es una de las jugadas más violentas en la historia de los Mundiales.

4 Diego Lugano. Portar el gafete de capitán en la selección uruguaya es toda una distinción. Y el que lo haga deberá cumplir al menos con dos preceptos básicos: tener calidad futbolística y poseer la garra charrúa, esa mística que ha caracterizado durante tantos años a los integrantes de la escuadra celeste, pero en especial a su mandamás, labor que cumple a la perfección el defensor del West Bromwich.

3 Terry Butcher. Famoso por su enemistad con Diego Maradona, cuyo punto más álgido se dio en la Copa del Mundo de México 86 y a quien todavía no perdona, Butcher fue un defensor que suplió su limitada técnica con un gran corazón, tanto que capitaneó a una de las selecciones más importantes del mundo como la inglesa, de la que formó parte durante diez años participando en tres Copas del Mundo.

2 Roy Keane. Sin ser el jugador más técnico, lejos del talento de otros grandes del Manchester United, el irlandés se las ingenió para comandar el mediocampo e incluso el vestuario del equipo durante doce años. La rudeza en su juego le hizo ver 13 veces la tarjeta roja, más que ningún otro futbolista en la historia de la Liga Premier, aunque eso sí, ¡cómo extrañan hoy los Diablos Rojos a un jugador así!.

1 Gennaro Gattuso. Campeón del mundo en 2006, Rino Gattuso ejemplifica a la perfección la intensidad en el juego, en ocasiones brusco, en otras ocasiones fuerte pero limpio. Cualquier equipo quisiera un perro de presa como lo era el mediocampista del Milán, uno de esos jugadores todo pulmón, los 90 minutos mordiendo al rival, hostigando, recuperando balones y entregando el alma en cada pelota disputada.

Deja un comentario