NFL con sabor a tequila

Esta vez no hubo un césped en malas condiciones, ni conciertos, ni partidos de futbol soccer que pudieran evitar que el tórrido romance entre NFL y la afición mexicana, tenga un apasionado reencuentro. Serán dos equipos que la temporada pasada estuvieron en playoffs y que en plena Semana 11 están peleando por el título divisional, los que salten al emparrillado del Estadio Azteca, en lo que será el cuarto partido de temporada regular de la NFL en México.

Los Jefes de Kansas City, a pesar de que administrativamente serán visitantes, seguramente contarán con el respaldo de gran parte de los aficionados, pues en los últimos años (sobretodo desde la llegada de Andy Reid) han ganado muchos adeptos con sus extraordinarias temporadas, aunque se han quedado a un paso del Superbowl, instancia a la que no acceden desde hace justamente 50 años, cuando se coronaron venciendo a los Vikingos de Minnesota.

Los más de 80,000 afortunados que ocupen uno de los asientos en el graderío del Coloso de Santa Ursula, podrán ver en acción al MVP de la temporada pasada, Patrick Mahomes, el mayor atractivo individual para el partido del Lunes por la Noche. El QB de los Chiefs salió a tiempo de una lesión para liderar el ataque de su equipo el domingo pasado en Tennessee, aunque no pudo evitar una dolorosa e inesperada derrota. Sin embargo, el plantel es tan poderoso, que la afición azteca también podrá ver en acción a otros jugadores All-Pro como Travis Kelce, Tyreek Hill y Eric Fisher.

Los Cargadores, locales el próximo lunes en la capital de nuestro país, habían dado algunos esbozos de levantar su temporada tras vencer a Chicago y Green Bay en semanas consecutivas, pero la semana pasada volvieron a su amarga realidad del 2019 cayendo ante Oakland en un juego clave al interior de la División Oeste de la AFC. El tiempo pasa y Philip Rivers comienza a acusar los estragos de la edad, aunque el equipo californiano tiene estrellas de ambos lados del ovoide que pueden sacar esto a flote, especialmente Joey Bosa en la defensiva y Melvin Gordon en ataque.

Viniendo ambos equipos de derrotas, el resultado del lunes será determinante para el resto de la temporada. Una nueva derrota de Kansas City pondría en riesgo su liderato divisional, mientras que un revés de Los Angeles será prácticamente decirle adiós a sus opciones de playoffs. La temporada 2019 entra en su recta final y México será testigo de una nueva batalla entre dos rivales divisionales, una serie que data de hace casi 60 años y 118 partidos, con ventaja para los Chiefs con 61 victorias, 56 derrotas y 1 empate. Más de un centenar de duelos y ninguno se había jugado fuera de San Diego, Kansas City, Los Angeles o Dallas. Es momento de darle un poco de tequila a esta rivalidad…

 

 

Deja un comentario