La vieja guardia sigue dominando el tenis mundial

En estas mismas fechas, hace apenas un año, Rafael Nadal y Roger Federer navegaban por un mar de dudas y lesiones. Eran objeto del ojo crítico de todos aquellos detractores que afirmaban la llegada del declive de dos de los tenistas más talentosos que han practicado el deporte blanco. Hoy, 365 días después, el español y el suizo han ganado los cuatro grandes en 2017 y mantienen ese inmarcesible duelo por ocupar el número uno del ranking de la ATP.

Ganar en Estados Unidos tiene un significado distinto para Nadal. Este hombre está acostumbrado a resurgir de sus propias cenizas, a sobresalir de la adversidad y escribir capítulos simbólicos dentro de la extensa y variada historia del tenis. Otra anécdota de superación a la lista de hazañas del español.

Este año tenístico ha servido para dilucidar y revalorar a dos raquetas incomparables. Raquetas que se adueñaron de todos los grandes de la temporada. Tanto Roger Federer como Rafael Nadal, protagonistas de una pulcra e incomparable enemistad deportiva, se han repartido los cuatro majors y siguen enalteciendo su rivalidad hasta lugares inimaginables.

El histórico Pete Sampras ha quedado atrás. Diecinueve grandes tiene el suizo en sus vitrinas, dieciséis acumula el español. Pareciera que los astros se alinearon para regalarle al mundo del tenis una rivalidad que quedará enmarcada en el cuadro de honor del deporte por siempre. El tenis aplaude eufóricamente el retorno de estas dos estrellas y con ello la posibilidad de seguir gozando de estas batallas que al final llevarán, sin excepción alguna, ciertos tintes nostálgicos que contagian a todo aquel que tenga la fortuna de presenciar otro capítulo más del cara a cara de los que son, probablemente, los dos mejores tenistas de toda la historia.

El tenis es una disciplina que se define por momentos de forma, estados mentales e inercias de cada competición. Podrá haber influido o no el bajón de tenistas top como Djokovic y Murray por sus respectivas lesiones, pero lo que queda claro es que nadie les va a arrebatar el número uno y dos del ranking a estos dos favoritos inagotables que siguen haciendo méritos para emocionar una y otra vez a miles de gargantas ansiosas por corear sus nombres.

Deja un comentario