7 razones para no perderte el Superbowl

Dos mareas rojas invadirán Miami esta semana, con la llegada de miles de fanáticos desde Kansas City y San Francisco, en un Superbowl inédito entre dos franquicias de muchísima tradición, pero que llevan ya un largo ayuno en cuanto a campeonatos. Mientras que los 49ers no se coronan desde hace 25 años (justo en la temporada 75 de la NFL), los Jefes no lo han logrado en el doble de tiempo, pues precisamente en esta campaña se cumple medio siglo desde su último título. Por esto y más, el Superbowl LIV será un duelazo, y te damos siete razones, de las muchas que hay, para no perderte el partido.

 

Patrick Mahomes (por sí solo)

Es el futuro de la NFL, el prototipo de jugador estrella, atlético, versátil, mediático y con una gran habilidad tanto para salir de la bolsa de protección y ganar yardas, como para lucir su prodigioso brazo, que es lo que lo mantendrá por años en la elite. Aún con la irrupción de grandes mariscales-corredores, esta es una posición para lanzar y no para correr. Y el brazo de Mahomes es, por mucho, su mejor arma.

 

La defensiva de San Francisco

Dicen que las defensas ganan los campeonatos. Si esa máxima se da el 2 de Febrero, entonces los gambusinos levantarán el trofeo Vince Lombardi. Es un verdadero espectáculo ver a los cazadores de cabezas Nick Bosa, Arik Armstead y Dee Ford, defensivo estelar que dejó precisamente Kansas City para incorporarse a la costa californiana. En la secundaria, tienen a otra super estrella, el ex líder de la legión del Boom en Seattle, Richard Sherman.

 

Experiencia vs juventud

Ya el año pasado fuimos testigos de cómo Bill Belichick, el coach más laureado de todos los tiempos, imponía su veteranía dándole una lección de coacheo al joven (entonces de 33 años), Sean McVay, quien incluso declaró que fue sobrepasado por su rival. Ahora, Kyle Shanahan, con 40 años de edad, tendrá que hacer un plan de juego perfecto para vencer a Andy Reid, veintiún años mayor. Gane quien gane, será la primera vez que levante el Vince Lombardi.

 

Duelo de alas cerradas

Quizá en ningún otro Superbowl había estado tan claro, que se enfrentaban los dos mejores alas cerradas de toda la NFL. Más aún, con el reciente retiro de Rob Gronkowski, no hay discusión alguna en que Travis Kelce y George Kittle son los jugadores más dominantes en esta posición que requiere principalmente dos grandes cualidades: atrapar el balón y bloquear.

 

Miami

La ciudad es por sí sola, un gran atractivo. Y aunque habrá millones de espectadores por televisión lejos de la Florida a quienes seguramente les da lo mismo donde se juegue el partido, la realidad es que sí es un factor que la sede del Gran Juego tenga un clima cálido y una enorme tradición como sede del partido que define al campeón del futbol americano profesional.

 

JLO + Shakira

 Para aquellos neófitos de este deporte, el show también está garantizado más allá de lo que suceda en el terreno deportivo. El medio tiempo ha presentado históricamente a los mejores artistas del mundo (que por cierto, no cobran un solo dólar por presentarse) y hay una gran cantidad de espectadores para quienes éste es el momento más trascendental de las casi cinco horas de transmisión del evento. Y con sabor latino, el éxito está garantizado.

 

Un festín de comida y bebida 

Año tras año, el Superbowl se ha convertido también en un referente a nivel gastronómico. Si bien no es un espacio que haga homenaje a las recetas más gourmet, sí se ha consolidado com el gran evento de los snacks: antes, durante y después del partido, se consumen miles y miles de alitas, hamburguesas, costillas, carne asada, guacamole, frituras y por supuesto, mucha cerveza.

 

 

 

Deja un comentario