10 Superbowls que jamás olvidaremos

Nueva Inglaterra y Filadelfia se juegan este domingo en Minneapolis un lugar entre los inmortales de la NFL. Los Patriotas, porque de ganarlo, obtendrían su sexto Superbowl y se convertirían en la franquicia más ganadora de la historia junto con Pittsburgh. Las Águilas, porque por fin conquistarían el trofeo Vince Lombardi, en su tercer intento como campeones de la Conferencia Nacional. Pinta para ser un juegazo. Por lo pronto aquí recordamos los 10 mejores Superbowl de todos los tiempos.

 

El apagón

Baltimore 34, San Francisco 31

Este partido debió ser recordado por haber enfrentado a dos entrenadores hermanos, los Harbaugh. Jim al frente de los 49ers y John de los Cuervos. Pero fue un insólito apagón de 34 minutos en el Súper Domo de Nueva Orleans lo que marcó el camino hacia un final dramático, en el que la defensiva de Baltimore sobrevivió a una feroz reacción de los californianos, que se quedaron a solo siete yardas de remontar una desventaja de 22 puntos.

 

El clásico

Pittsburgh 35, Dallas 31

El Superbowl que más se ha repetido en la historia, el que ha enfrentado a las dos franquicias más populares de la NFL, vivió su mejor episodio en 1979. Aquel partido, intensamente disputado como suelen ser estos clásicos, tuvo su momento cumbre en la famosa jugada infame de Jackie Smith, quien soltó un touchdown cantado en las diagonales que pudo haber cambiado el destino del partido. Finalmente, los Acereros ganaron 35-31 y esa jugada fue la diferencia.

 

La serie

San Francisco 20, Cincinnati 16

Una de las muchas razones por las que Joe Montana es considerado como uno de los grandes mariscales de campo de la historia, se dio en este partido. Encerrados en su propia yarda 8 y con el tiempo apremiando, Joe Cool orquestó una serie perfecta de 92 yardas que terminó con un pase a John Taylor en la zona de anotación de los Bengalíes. Los 49ers le dieron la vuelta al partido en el último suspiro y ganaron el tercero de sus cuatro títulos en la década de los 80’s.

 

El vuelo

Denver 31, Green Bay 24

Un día después de que los Broncos de Denver sorprendieran al mundo derrotando a los Empacadores de Green Bay, los diarios titularon “What a game”. Ese encabezado lo resume todo. El duelo de leyendas entre John Elway y Brett Favre pasó a la historia como uno de los mejores partidos en la era del Superbowl. Los Broncos ganaron su primer Superbowl con una postal para el recuerdo: su jugador estelar volando, literalmente, entre dos defensivos de los Empacadores.

 

La atrapada

Pittsburgh 27, Arizona 23

Después de 59 minutos de intensa batalla en Tampa, de volteretas en el marcador, y de una épica actuación de Kurt Warner y Ben Roethlisberger, el Superbowl XLIII será recordado por la atrapada imposible con las puntas de los pies de Santonio Holmes dentro de la zona de anotación, dándole el triunfo y su sexto campeonato a los Acereros, cuando restaban solamente 35 segundos de juego.

 

La perfección

NY Gigantes 17, Nueva Inglaterra 14

Dos veces se enfrentaron, dos veces hubo un final dramático, y dos veces los Gigantes derrotaron a los favoritos Patriotas. El más impactante fue el primero de ellos, el de 2007, por la temporada perfecta con la que llegaban los súper favoritos Pats, y por la célebre recepción que hizo David Tyree con su casco. Cuatro años después, en 2011, dieron otro partidazo y nuevamente los neoyorquinos levantaron el trofeo.

 

La falla

NY Gigantes 20, Buffalo 19

En un Superbowl marcado por un profundo sentimiento patriótico, con miles de soldados estadounidenses sintonizando el partido desde sus campamentos en plena Guerra del Golfo Pérsico, los Bills tuvieron el campeonato en los pies de Scott Norwoord, cuya patada se fue por un costado de los postes. Han pasado más de 25 años desde entonces, y no se ha vuelto a repetir un final en el que un pateador falla el gol de campo del campeonato.

 

La patada

Nueva Inglaterra 20, San Luis 17

Seis meses antes del Superbowl XXXVI, Tom Brady era un completo desconocido, un muchacho que apenas había rebasado los 20 años y que era suplente de Drew Bledsoe. Por si fuera poco, enfrentaba al equipo que montó el “show más grande sobre el césped”, los Carneros de San Luis. Era el presente contra el futuro. Y Brady superó en una gran batalla al legendario Kurt Warner, apoyado por un gol de campo de Adam Vinatieri cuando expiraba el reloj.

 

La yarda

San Luis 23, Tennessee 16

Nunca un Superbowl estuvo tan cerca de irse a tiempo extra. ¿La diferencia? Una sola yarda. Los Titanes, abajo por un touchdown en la agonía del partido, montaron una serie que los llevó, literalmente, hasta la yarda 1 del territorio rival. Solamente que en este jueguito hay otro protagonista importante, y es el cronómetro.      Mike Jones fue el héroe de los Rams al lograr la tacleada in extremis, sobre el titán Kevin Dyson.

 

La decisión

Nueva Inglaterra 28, Seattle 24

Los Halcones Marinos estaban a las puertas de un bicampeonato histórico, hasta que a su entrenador, Pete Carroll, le dio un ataque de locura y se le ocurrió mandar un pase en zona de gol, cuando bastaba con correr el balón para acabarse el reloj mientras buscaban darle la vuelta al juego. ¿El resultado? Una intercepción de Malcolm Butler que selló el triunfo y el cuarto Superbowl de los Patriotas, en el final más inesperado en la historia del Juego Grande de la NFL.

 

Nueva Inglaterra 34, Atlanta 28

Nuevamente los Patriotas fueron protagonistas de un duelo dramático. Tanto, que tuvieron que remontar una desventaja de 25 puntos y forzar el primer tiempo extra en la historia del Superbowl, para dejar tendidos en el terreno a los Halcones Negros de Atlanta, con todo y su MVP, Matt Ryan. Una vez más, se confirmaba que la de Nueva Inglaterra, es la dinastía más dominante jamás vista en la NFL, y que Tom Brady es el más grande mariscal de campo de todos los tiempos.

Deja un comentario