¿Una conquista más?

Cuando una rivalidad se convierte en supremacía. América y Cruz Azul solían repartirse las batallas ganadas dentro de una guerra que duró más de cuatro décadas. Lucha constante y odio deportivo, pero sobre todo, un toma y daca que tenía a los aficionados, incluso a los imparciales, al filo de la butaca. Hoy no hay más guerra. Para que la haya, tiene que haber una pelea pareja, una disputa, y posibilidades similares de salir victorioso. Si no es así, todo se reduce a un simple trámite de conquista.

El Cruz Azul es hoy solo una conquista más para el América. Como el donjuán que puede con todas (o con casi todas, porque Tigres es a las Águilas lo que éstas a la Máquina Celeste), el equipo de Miguel Herrera ya no tiene que sufrir hasta la sangre, el sudor y las lágrimas para dominar al que fuera su gran rival en la década de los 70’s.

A la hora de revisar los antecedentes más recientes, el dominio azulcrema es abrumador. Desde la última victoria cementera (es verdad, fue un 4-0 para la historia en 2014), el América ha ganado 6 partidos y ha empatado 3, incluyendo dos eliminaciones directas, una en cuartos de final de Liga y otra en octavos de Copa. Esos 9 partidos sin victoria están pesando ya demasiado en el ánimo de la afición cruzazulina.

Con excepción de esa temporada 2013-14, en la que Cruz Azul ganó ambos partidos incluyendo la goleada ya mencionada, el resto de la década ha sido una pesadilla para la institución que preside Guillermo Álvarez Cuevas, alcanzando su momento más doloroso en aquella final del 26 de Mayo de 2013 que tenían prácticamente en la bolsa, ganando por dos goles en el global y con un hombre más, faltando un minuto de juego.

Casi 5 años han pasado desde entonces, y las cosas pintan cada vez peor. Antes tampoco ganaban títulos, pero por lo menos llegaban a las finales. Ahora el Cruz Azul parece incapaz de salir de ese abismo. Pero si hubiera una forma de hacerlo, si tuviera que comenzar a cambiar la historia de alguna manera, la única sería justamente frente al América.

Deja un comentario