El fútbol del Norte y el Centro: reflejo de la sociedad

Las semifinales del fútbol mexicano se juegan solamente en dos frentes. El centro del país está representado por el líder Toluca y el sublíder América, las dos escuadras más ganadoras de la región, con 10 y 12 títulos de liga, respectivamente. Y el Norte también tiene dos representantes, pero para sorpresa de todos, no son Tigres y Monterrey, como habitualmente sucede. Ahora los focos se han ido a Torreón y Tijuana, las ciudades que pelearán ante los dos colosos de la región central.

Más allá del aspecto futbolístico, para nadie es un secreto la rivalidad que existe entre ambas regiones. Los capitalinos se jactan de ser el corazón del país en cuestión política, administrativa y social. Pero los norteños siempre se han caracterizado por impulsar el desarrollo industrial que los ha llevado a posicionarse como una de las regiones con mejor nivel socioeconómico. Dice Juan Villoro que el fútbol es un reflejo de la sociedad (aunque la frase se la han adjudicado también personajes de otras latitudes). Independientemente de quien la haya acuñado, es una afirmación bastante precisa.

El América, el más laureado de todos los representante del fútbol del centro del país, presume de tener como casa un estadio histórico, el único que ha recibido dos finales de Copa del Mundo. Goza también de un presupuesto millonario, del amor y el odio de la afición, tal cual sucede con la sociedad capitalina, tan abierta y productiva, como arrogante y compleja. Así son las Águilas, un equipo lleno de poder, ambición, polémica y éxitos. ¿Alguna semejanza con lo que sucede día a día en los edificios, las oficinas, las escuelas y las calles de la Ciudad de México?

Su rival en la antesala de la final tiene como estandarte un guerrero. No en vano, Torreón es conocida como la ciudad de los grandes esfuerzos. Santos tiene «solamente» 5 campeonatos de liga contra los 12 del América, pero los ha conseguido en 35 años de historia, a razón de un título cada 7 años. Nada mal para un equipo que también se ha sabido sobreponer a situaciones de extremo peligro: un par de veces se salvó del descenso en la última jornada del campeonato (1991 y 2007). Quizá ese espíritu de esfuerzo que tienen sus habitantes ha sido lo que ha empujado al equipo.

 

centro liguilla

 

El Toluca no tiene nada que envidiarle a ningún equipo del balompié mexicano. Es el otro gran representante del centro, incluso más ganador que Cruz Azul y Pumas, dos clubes que gozan de mayor popularidad. Al hablar de la ciudad, nadie en su sano juicio podría asegurar que la belleza es su principal característica. Quizá el resto del país la mira con desdén, pero no se detienen a pensar que es un importante motor dentro de la economía de la región. Lo mismo pasa con el equipo que tiene una centenaria historia, repleta de títulos, y aún así, sigue buscando un reconocimiento general.

El más nuevo de todos los invitados a las semifinales es el Tijuana, con apenas 7 años en la Primera División del fútbol mexicano y ya un título de liga. ¿Les suena algo parecido con una ciudad que apenas rebasa el siglo de existencia? Esos 129 años son muy pocos comparados con los casi 500 que tiene la Ciudad de México, como poco es una década de los Xolos contra un centenario del Toluca. A pesar de eso, el equipo se ha posicionado como un protagonista del fútbol mexicano, tal cual como la ciudad ha ido escalando peldaños como una de las más importantes del país.

En lo único en lo que el fútbol no es un reflejo de la sociedad, es en que a veces el más débil puede ganar, algo que es casi imposible que suceda en el ámbito económico, político o social. Y eso es precisamente lo que hace maravilloso a este deporte…

 

 

Deja un comentario