La decimotercera de un club que no conoce la saciedad

Para beneplácito de toda la afición del Real Madrid en el mundo, la decimotercera Copa de Europa ya está en las vitrinas del equipo merengue. Quizá la menos brillante de las últimas tres, seguramente la más polémica e indudablemente la más sufrida, si recordamos en especial las eliminatorias ante la Juventus y el Bayern Munich. Sin embargo, algo tiene este equipo que va mucho más allá de su gran plantel, del peso de su camiseta y de su enorme cantidad de incondicionales seguidores. Y es algo tan místico, que nadie puede afirmar qué es eso, cuál es el secreto para seguir ganando esta competencia. Porque cuando juega bien y cuando forma una plantilla galáctica, la gana (bajo toda lógica), pero es que jugando mal, sufriendo, sin que anote su estrella en los últimos tres partidos… y también la gana. Los más escépticos podrían refugiarse en ayudas arbitrales (que efectivamente las ha habido), pero por más grande que sea el regalo del árbitro, eso no bastaría si no se conjuntaran un cúmulo de situaciones, que cada vez resultan más inexplicables.

¿Por qué se lesionó Salah justo cuando más dominaban los Reds? ¿Por qué el hombre más importante del equipo rival, como sucedió con Neymar en los octavos contra el PSG o con Robben y Vidal en semifinales contra el Bayern? ¿Por qué siempre en el momento más difícil algo inesperado sucede, como ese penal in extremis contra una Juve que dominaba el partido de cara al tiempo extra? ¿Por qué puede perder en la primera ronda contra el Tottenham pero nunca el partido decisivo, o al menos no en los últimos 3 años? ¿Cómo hace para ganar 12 eliminatorias consecutivas y 18 de las últimas 19 un club que en su liga apenas se ha coronado campeón dos veces en las diez temporadas más recientes? Por más que tenga a un fenómeno como Cristiano Ronaldo flanqueado por otras súper estrellas, es absolutamente anormal que se conjunten tantas cosas, durante tantos años, para que el resultado siempre sea el mismo. En el camino a la decimotercera, hubo mil detalles que pudieron cambiar la historia, pero no fue así. Otra vez.

Encuentra la camiseta del Real Madrid en Plaza Tlalne

 

Son mil preguntas sin respuesta que no pretenden demeritar lo que ha hecho el Real Madrid. Porque así como se cuestiona esa privilegiada suerte, también hay que reconocerle muchísimas cosas buenas a este club. Tantas que sería imposible decirlas todas en unas líneas, pero que se pueden resumir en las palabras que, tan pronto acabó la final en Kiev, dijo el capitán Sergio Ramos: «ya estamos pensando en la decimocuarta, porque a eso es a lo que nos obliga este club». Ese afán de ganar y de buscar siempre más éxitos, han llevado al equipo de la capital española, a lo más alto del fútbol mundial. Aunque aún existe esa incógnita en todo lo que sucede en torno a este club, cosas tan extrañas y tantos factores que juegan siempre a su favor. Sin dudar ni un ápice de su grandeza, ¿alguien tiene idea de qué sucede cada vez que el Real Madrid necesita que los astros se alineen a su favor?

 

Deja un comentario