Cuatro países, cuatro ligas, cuatro ilusiones

22 títulos europeos suman entre tres de los cuatro semifinalistas de la Liga de Campeones, y pudieron ser 27 de no haber sido por la debacle del Barcelona en el Olímpico de Roma. Es precisamente el equipo de la capital italiana el único que no tiene una Orejona en sus vitrinas, si bien ya tiene una aparición en una final, en el lejano 1984. Bayern y Liverpool suman 5 coronas europeas cada uno, y el Madrid está a la cabeza con 12 conquistas.

Otro dato a resaltar son las cuatro representaciones que encontramos en la etapa de semifinales, algo que no sucedía desde hace muchos años. Las cuatro grandes ligas de Europa (y que a partir del próximo año tendrán 4 clubes de manera directa en la máxima competición continental) estarán presentes en semifinales, pero solo una de ellas con su líder, campeón de hecho, que es el Bayern Munich. La Roma marca cuarta en Italia, el Madrid está en la misma posición en España y el Liverpool se ubica tercero en la Premier League. Los inminentes campeones de esas tres ligas, Juventus, Barcelona y Manchester City, se despidieron de Europa en la misma etapa de cuartos de final.

Roma es el caballo negro de esta edición de la Champions. Nunca falta el invitado inesperado en estas instancias, como fue el año pasado el Mónaco. Pero más allá del qué, está el cómo. El equipo de Eusebio Di Francesco realizó una gesta que quedará marcada en la historia del fútbol europeo. Se hablará del día en que el Barcelona de Messi desperdició una ventaja de tres goles y quedó eliminado a manos de un equipo que le sumó mucho fútbol a su ya grande corazón.

El Real Madrid, no exento de una polémica que se está haciendo cada vez más recurrente, solventó una durísima eliminatoria ante la Juventus, y se ha quedado con la etiqueta de máximo favorito para ganar su tercera Champions de manera consecutiva, nuevamente con Zinedine Zidane como el guía de un equipo que cuando no encuentra el rumbo, sabe que siempre puede recurrir al auxilio de Cristiano Ronaldo, goleador y hombre récord de esta competencia.

El Bayern ha sido el último club no español capaz de ganar una Champions. Lo hizo en 2013 y curiosamente bajo la dirección de Jupp Heynckes, su técnico actual que ha regresado a la querencia tras las fallidas gestiones de Guardiola y Ancelotti. Cinco años después, el equipo bávaro se postula nuevamente como la mayor amenaza para el Real Madrid, equipo al que el año pasado ya tuvo en un puño antes de ser acuchillado en el Bernabéu con una injusta expulsión a Arturo Vidal.

Y ahí está también el Liverpool, al que seguramente los aficionados jóvenes no ubican como el equipo inglés más laureado a nivel europeo, poseedor de cinco Ligas de Campeones. El alemán Jürgen Klopp, un técnico de probada capacidad y que también llevó al Dortmund a una final, ha devuelto al primer plano internacional a esta histórica institución, aunque la verdadera razón tiene un nombre y apellido egipcio: Mohamed Salah. Temporada con nivel de Balón de Oro, con el perdón de Lionel y Cristiano.

Deja un comentario