Un clásico en el momento cumbre

El América-Cruz Azul no podía haber llegado en mejor momento. Y es que el liderato de la competencia estará en juego este domingo en el Estadio Azteca. Las Águilas vienen de rescatar un empate agónico en otro clásico capitalino, un 3-3 sacado de una novela en Ciudad Universitaria, mientras que la Máquina está viviendo su mejor momento en años, con una racha de 5 triunfos consecutivos, en los cuales ha marcado 15 goles, para encabezar la tabla general con 19 puntos y la goleo con 24 pepinos, 8 de los cuales han llegado cortesía de Jonathan Rodríguez, ahora mismo el mejor jugador de la liga.

Sin embargo, el gran momento del equipo celeste se vería opacado si cae ante su acérrimo rival en la cancha que comparten ambas escuadras. Son solo dos puntos de diferencia entre ambos equipos y tres los que estarán en juego en el Coloso de Santa Úrsula, con lo cual el partido representa un escenario cumbre de rivalidad entre dos instituciones.

El enfrentamiento más reciente le añadirá sabor a este suculento platillo, pues la sed de revancha estará más que viva en la boca de los americanistas, que vieron cómo el Cruz Azul les pintó una «manita» con un 5-2 que se fue directo a los libros de esta rivalidad legendaria.

A pesar de esa dolorosa derrota, el América sigue dominando los duelos directos, con un saldo de 36 victorias por 32 derrotas en 111 enfrentamientos, con el resto de los partidos terminando en empate. Pero quizá lo que más ha marcado esta rivalidad son las cuatro finales, con tres coronaciones para los azulcremas. Ninguna otra final se ha repetido tanto como un América-Cruz Azul.

América tendrá, asimismo, que lidiar con los problemas extra cancha de Renato Ibarra, acusado gravemente de golpear a su mujer y de un intento de feminicidio, en plena crisis nacional por la seguridad de las mujeres y con una figura pública en el ojo del huracán.

¿Tendrán las Águilas una de esas noches soñadas ante su público? ¿Será de verdad este Cruz Azul? Si hay algún momento para demostrarlo, es ahora, de visitante ante su más odiado rival, y con el desafío de mantener la cima de la clasificación.

Deja un comentario