Camino a la liguilla

El torneo de Apertura 2019 está llegando a su etapa decisiva, y mientras la mayor parte de los titulares han sido acaparados por temas extra-cancha, como la falta de pago al plantel de Veracruz, el nulo espíritu deportivo de los Tigres y sobretodo, el broncón en San Luis Potosí, lo que está sucediendo dentro del terreno de juego también ha dado mucho de qué hablar de cara a las últimas 5 jornadas de la temporada regular.

Con la liguilla a un mes de distancia, hay cuatro grandes candidatos para coronarse, dos de ellos, León y Tigres, vienen de disputar la final hace apenas seis meses, por lo cual no resulta nada extraño verlos nuevamente en la parte alta de la tabla y todavía en la búsqueda de su mejor nivel. Los otros favoritos lo son por diferentes razones: Santos, por su condición actual de líder general y la gran temporada que está teniendo, y el América, más que nada por la profundidad de su plantel, pues los altibajos que ha tenido en todo el semestre lo descalificaría en esta contienda ante equipos más consistentes.

Después vienen las sorpresas, cuatro equipos que hoy están en zona de liguilla y que al comenzar el torneo no asomaban siquiera la cabeza como aspirantes a la fiesta grande. El más sólido de todos es el Necaxa, un equipo alejado de los reflectores que ha hecho su trabajo partido a partido hasta convencernos a todos de que su candidatura va en serio. El otro es el Querétaro. Podrán decir que tener al Rey Midas sentado en el banquillo le quita la etiqueta de sorpresa, pero basta con ver lo modesto de su plantel para contradecir esto. Al Atlas y al Morelia, hasta hace poco hermanos, les ha sentado bien tomar caminos separados y ahora ambos tienen en sus manos, con un buen cierre de torneo, uno de los ocho boletos disponibles para el gran banquete.

Y mientras unos miran hacia arriba, hay tres clubes que se han convertido en las grandes decepciones del campeonato. Aunque por lo benévolo que es el reglamento de competencia en México, todavía están con opciones matemáticas de liguilla, no será tan fácil borrar un torneo tan malo para el Monterrey, con uno de los dos planteles más caros del fútbol mexicano, ni para el Cruz Azul, que a mitad del camino tomó una polémica y, por lo visto hasta ahora, errónea decisión de cesar a Pedro Caixinha, y mucho menos para el Guadalajara, que a pesar de no tener un gran presupuesto, está nuevamente acechando el sótano de la clasificación, algo indigno para una institución de esa prosapia, pero que lamentablemente parece cada vez más normal.

 

Deja un comentario