Al fin y al cabo es Neymar

El pasado 4 de agosto a la 1.45 pm, hora de París, el PSG presentó a la prensa su nueva estrella  Neymar Jr, en una sala llenísima. 6 años después de volverse el accionista principal del club, el fondo de inversión qatarí, mediante su presidente Nasser Al-Khelaïfi, impactó al mundo del fútbol con el fichaje más caro de la historia.

El objetivo del presidente del club de la capital francesa siempre ha sido claro desde el inicio, hacer del PSG uno de los mejores equipos de Europa. Y para eso, hay que conquistar la “Orejona”. Un equipo no es una acumulación de top players. El ex tenista qatarí lo sabe bien. Puede ser que la eliminación humillante ante el Barça en cuartos de final (6-1) le convenció, necesitaba a un jugador con un aura fuerte, un futuro Balón de Oro.

Sin embargo, pocos jugadores en el mundo futbolístico pueden cumplir este papel. CR7 sin duda, también Leo Messi. Fichar al crack Neymar parecía casi imposible, debido a que con solo 25 años, representaba el futuro del Barça, uno de los mejores equipos del Viejo Continente. No importó, Nasser Al-Khelaïfi decidió intentarlo. No había más opciones para ganar la C1.

El primer golpe fue el video en cual el “metrónomo” italiano Marco Verrati se excusa por la entrevista de su agente en un periódico italiano, quien anunciaba un posible fichaje en la Juventus. El presidente qatarí actúa con mano dura. Había sido muy criticado en su gestión del “caso Serge Aurier”, el defensa marfileño quien había insultado a Laurent Blanc en Internet. No quiere negociar con los azulgranas. Verrati se queda. PSG 1. Barça 0.

Según el periódico español Mundo Deportivo, cuando el Atlético quiso fichar a Thiago Motta el verano pasado, el presidente del PSG dijo a Miguel Ángel Gil, director ejecutivo del club madrileño, que podría comprar a su club si no abandonaran el fichaje de su jugador. Podía ser una broma del qatarí, nadie sabrá. El método es un poco raro, pero lo podría cumplir sin duda.

Los hinchas del PSG pueden ahora dormir tranquilos tras dos semanas de espera. Su sueño se ha hecho realidad. El eslogan de los hinchas “París es mágico” tiene más significado ahora. Neymar quiere otro desafío en su carrera, algo diferente, o lo que quiere encontrar en el PSG. La operación generó muchas reacciones y muchas críticas a nivel mundial, sobre el importe record (222 millones de euros) del “fichaje”, si todavía lo podemos llamar así, y sobre su considerable sueldo de 30 millones de euros al año.

Es posible que el mundo del futbol se haya vuelto loco, pero comparaciones con sueldos de obreros o puestos administrativos son erróneas según mi opinión. Jugadores como Neymar son escasos, y el balompié tampoco es responsable de los males de una sociedad. Solo es un espectáculo, y hay otros. El presidente de la liga española, quien ha criticado de manera vehemente la ida del brasileño a París, tiene que cuestionarse más en la deuda record de los equipos españoles, quienes fueron los primeros en gastar cantidades «galácticas» en fichajes.

Por Abdellah Guenifa

Deja un comentario